Diferencias entre placa dental y sarro

placa dental y sarro

Diferencias entre placa dental y sarro

Son problemas dentales frecuentes y tienen en común su origen, pero la placa dental y sarro no son lo mismo, aunque muchas personas los confundan. Hoy repasamos su origen y diferencias.

¿Qué es la placa dental?

La placa bacteriana es una película incolora y pegajosa que se acumula sobre la superficie de las piezas dentales. Está formada por bacterias, las sustancias que ellas mismas producen y restos de comida, saliva, virus, etc. Por lo tanto, su almacenamiento puede provocar la destrucción del esmalte y la aparición de caries o enfermedad periodontal.

¿Qué es el sarro?

Cuando la placa dental no se elimina del todo a diario a través del cepillado, se va endureciendo poco a poco y acaba dando lugar al llamado sarro. Consiste en la acumulación de placa bacteriana que se ha depositado sobre los dientes a lo largo de un largo periodo tiempo.

Además de ser un problema estético que se aprecia a simple vista y que puede causar la decoloración de tu dentición, también supone un importante riesgo para la salud oral, ya que favorece que la placa bacteriana siga creciendo sobre su superficie.

El sarro es placa dental calcificada; un depósito duro e incrustado que resulta imposible de eliminar con un cepillado, por lo que tendremos que acudir a la clínica dental para una higiene bucodental profesional.

Según la zona en la que se ha acumulado el sarro puede ser:

  • Supragingival, cuando su presencia se limita a la superficie de los dientes y de las encías.
  • Subgingival, cuando se acumula por debajo de la línea de la encía, formando bolsas periodontales. En este caso no es tan fácil de percibir, ya que no se aprecia a simple vista, y supone un riesgo elevado para la salud de nuestra cavidad oral.

Cómo evitar la aparición de placa dental y sarro

La placa dental se forma constantemente de forma natural, sobre todo a lo largo de la línea de las encías, entre las cuatro y doce horas posteriores a cada cepillado. Así pues, solo una limpieza regular y concienzuda puede librarnos de ella.

Además de tu limpieza diaria habitual, te recomendamos acudir periódicamente a tu dentista en Cáceres para realizar una revisión y una higiene dental profesional que acabe con todos los restos de placa o sarro.